Osmani Domínguez: un gallero de éxito

18 Abr

Osmani derecha y Abelardo izquierdaOsmani Domínguez Aguilera, es realmente un hombre de éxito, pero de seguro, nada tiene que ver con Javier Argüelles, el protagonista de la película cubana de Humberto Solas. Para el hijo de Segundo y Martha, sus conquistas tienen como escenario el fascinante mundo de los Gallos de lidia.

En la valla de la finca La Vega, perteneciente a la empresa provincial de Atención a la Flora y la Fauna, se le puede ver sin falta cada domingo en plena temporada, comenzando a moldear victorias, aunque se afirma que cuando de verdad le pone el extra es cada vez que sale fuera de Holguín a un torneo nacional. 

De ahí, en gran medida, el hecho de que de ser una “cenicienta”, la provincia haya pasado a formar parte de la “realeza” gallística en Cuba, de la mano de este joven cacocumense, que con su impresionante palmares, sitúa a Holguín en la vanguardia a nivel nacional.

No sé realmente cual es el secreto, pero lo que sí sé con certeza, es que cuanto gallo sus manos tocan lo convierten en “oro”, o lo que es lo mismo, lo transforman en precioso premio forjado con fino plumaje, gallardía y espuelas, porque ciertamente, existe una relación mágica entre este gallero y sus extraordinarios ejemplares, que trasciende las fronteras de su terruño.

Fue el judo su deporte de práctica, tal vez por eso la pasión por pelear gallos, que no deja de ser un arte marcial. Lo que quizás no imaginó, es que fueran estas quienes dieran sus mayores momentos de alegría, y también de tristezas, porque como dijo Mario Moreno, un veterano holguinero de esta actividad, “los gallos de pelea son como libro en blanco, nada está escrito”.

El gran triunfo de Osmani llegó en el año 2011 con el primer lugar nacional en la feria celebrada en La Habana, en la finca Alcona, y ese mismo año se impone además en el Clásico Oriental efectuado en nuestra provincia. Luego subiría tres veces a lo más alto, ganando los torneos territoriales de Granma (2012), Santiago de Cuba (2013) y Las Tunas (2014).

En el año 2013 queda cuarto en un torneo territorial efectuado en Bayamo, y recientemente, el pasado mes de marzo, se alza con el segundo escaño nacional en la feria de La Habana.

Para ilustrar mejor la estabilidad y fuerza de este gallero, en estos certámenes, acumula la asombrosa marca de 23 peleas ganadas, solo tres derrotas y una tabla.Pelea

Pero Osmani no trabaja solo. Ahí también se sustentan sus conquistas, porque lleva como máxima aquella de que en la unión está la fuerza, y cuando la labor es en equipo, el éxito siempre llega.

Tres son sus patios de gallos. Dos en Cacocum, atendidos por Mario Batista y Rafael Sánchez, y el otro en la localidad gibareña de Floro Pérez, bajo la mirada estricta de Abelardo Lozano, técnico en la empresa provincial de Atención a la Flora y a la Fauna.

Cuenta Abelardo que en estos patios existe mucho rigor con la selección de las gallinas y los gallos padres, donde sus crías se marcan y se controlan tratando siempre mantener la de defensa del gallo cubano, sin perder su presente e historia.

En este sentido, los pocos cruzamientos en busca de mejoras genéticas son atendidos personalmente por Osmani, conjuntamente con Alberto Utria, un reconocido criador del municipio de Urbano Noris, que también goza de realce nacional.

Posteriormente, viene el proceso de seleccionar, cuidar, alimentar y preparar entre 35 y 40 gallos por temporada, listos para la lidia. Aquí es donde él deposita toda su confianza en su espuelador Braulio Díaz, responsable de pertrechar las armas para el combate.

“tú puedes tener gallos muy buenos, ponerlos de pela, pero si no tienes un buen espuelador las cosas no se te dan, porque se decide en las espuelas”, sentencia Osmani, que bien sabe que no se trata de pelar el bueno sino el mejor.

“Es importante mantener un control exacto con el pesaje del gallo cada vez que se va a trabajar, es decir a entrenar, porque si se sube entonces se torna lento, y si se baja tampoco es buen síntoma, lo que indica que no está apto para pelear, tal como si fuera un atleta”, concluyó.Valla

La actividad de gallos de lidia en Holguín está muy bien organizada por Abelardo Lozano, un habanero que desde hace muchos años se aplatanó aquí.

“Existe una estructura de 29 zonas que agrupan a casi 800 integrantes, de estos 340 son criadores y 180 galleros, aunque todo sujeto a cambios, pues por bajo rendimiento entre 2011 y 2014 se hará una depuración para mantener solo a los más estables”, puntualizó.

En el último período, las zonas más destacadas son Gibara, Bocas, Cacocum, Urbano Noris, Potrerillo y Holguín-8, donde sobresalen los criadores Carlos Morales, Guillermo Graña, Jorge Pérez, Elier Pozo, Juan Ortega y Mario Moreno, entre otros de excelentes resultados en la cría y preparación del gallo de lidia.

Finalmente, además de la Dirección de Gallos perteneciente a la empresa de Atención a la Flora y la Fauna, se ha creado una Comisión Provincial con el objetivo de perfeccionar más esta actividad recreativa de tanto arraigo en el cubano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: